<

Pide que las empresas patrocinadoras del Orgullo Gay de Madrid condenen las agresiones

Tras el inconcebible señalamiento ideológico por parte del ministro del Interior, Grande Marlaska, y los organizadores del Orgullo Gay se produjeron unas bochornosas escenas en las que representantes del partido político Ciudadanos fueron agredidos por motivos ideológicos.

El artículo en el diario ABC de Marta Rivera, diputada y responsable de Cultura de Ciudadanos, en el que relata las barbaridades que sufrieron el 6 de julio durante la manifestación del Orgullo, es escalofriante. Orines, latas, cubitos de hielo, insultos… son algunos de los ‘regalos’ que tuvieron que soportar hasta que fueran desalojados por la policía:

Al principio pensé que nos estaban lanzando agua con pistolas de juguete. Me hizo hasta gracia: hacía un calor terrible. Pero enseguida nos empezaron a picar los ojos y alguien lo advirtió: «Nos están echando pis»Nuestras caras meadas fueron el principio del viacrucis de Ciudadanos en la marcha del Orgullo Gay. Recibimos el impacto de cubitos de hielo, latas aplastadas, botellas. Y cerveza arrojada al paso. Los insultos eran lo de menos, aunque me impresionó ver a padres que jaleaban a sus hijos para que nos gritasen hijos de puta o fascistas. No sé si son conscientes de lo que es educar a los niños en la escuela del odio.

Pone los pelos de punta cuando Marta Rivera relata como una concejala de 80 años estuvo a punto de sufrir un ‘latazo’ por una de las bestias manifestantes:

Carmen es concejala, va a cumplir los 80 y se ha pasado la vida trabajando. A ella la zarandearon y le rociaron con cerveza el pelo blanco. Cuando una chica joven iba a lanzarle una lata, Carmen le sujetó la mano: «No me tires la lata, por favor, insúltame pero no me la tires». Ahí tienen: una anciana suplicando a una mocosa que cambiase la agresión física por un simple vituperio. Supongo que a aquella descerebrada le quedaba algo de vergüenza, porque bajó la mano.

Si hubo agresión

La diputada de Ciudadanos aseguraba:

Nos dimos cuenta de que la organización de la marcha había decidido dejarnos a nuestra suerte. Estábamos solos a merced de una horda descontrolada. Escuchaba los insultos y los gritos de «fuera, fuera» y recordaba la primera vez que asistí a una marcha del Orgullo, allá por los 90. Entonces el grito era «no nos mires, únete». Aquellos hombres y mujeres sabían que la única posibilidad de triunfo era hacer de la suya una lucha transversal. Ahora la izquierda ha decidido que esto es suyo. Les da igual que cualquier reivindicación que solo suscriba la mitad de la población esté condenada al fracaso.

 

Esas mismas personas que se manifestaban por la igualdad, respeto y tolerancia se lanzaban como unos auténticos energúmenos contra otros manifestantes.

Hasta ahora, ninguna de las empresas que financiaron el lamentable espectáculo no han emitido ningún comunicado condenando las agresiones.

Este el es listado de empresas que han colaborado económicamente con un evento en el que se agrede a los participantes por motivos ideológicos

Pide que las empresas patrocinadoras del Orgullo Gay de Madrid condenen las agresiones por motivos ideológicos que se produjeron

 

FIRMA LA PETICIÓN

4.000
2.829
2.829 personas ya han firmado. Ayúdanos a llegar a 4.000 firmas