<

La Caza es vida

En los últimos tiempos hemos visto como -desde colectivos extremistas- se está criminalizando la caza, hemos visto incluso llevan a cabo agresivas campañas de acoso en redes sociales contra cazadores. Estas campañas están siendo lideradas por el partido ultra PACMA, que pretende la erradicación de la caza y la equiparacion moral -y en dignidad- de los animales a los seres humanos y a anteponer la vida de un animal al de una persona.

 

Desde estos colectivos radicales y ultras, no ya sólo pretenden suprimir la caza, sino que abogan por prohibir el consumo de carne y de pescado, imponiendo a toda la sociedad una dieta vegana.

 

Detrás del animalismo hay un proyecto totalitario neomarxista.

 

Pero la caza es vida, gracias a los cazadores se mantiene el equilibrio ecológico en el campo, lo que permite un desarrollodo armónico del ecosistema, evitando la sobreabundancia de especies que pueden poner en peligro el delicado balance natural.

 

Además, la caza salva cientos de vidas humanas todos los años al mantener las poblaciones de especies -como los jabalies- que provocan multitud de accidentes de tráfico y fija población en el entorno rural al proporcionar recursos económicos a los lugaraños mediante la protección de las cosechas  de la sobreabundancia de especímenes y da trabajo y genera recursos directos a través de los cotos de caza, lo que a su vez activa los ingresos hoteleros y hosteleros en entornos que, de otra manera, verían agravados sus problemas de despoblamiento, lo que también llevaría a su degradación ambiental.

 

La caza proporciona 187.000 empleos y genera unos ingresos de 6.475 millones de euros al año.

 

Por todo ello exigimos que cesen los ataques por parte de los colectivos ultras hacia el sector del campo y de la caza y pedimos que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León revoque la suspensión de la práctica cinegética en dicha región del Reino de España.

FIRMA LA PETICIÓN

600
410
410 personas ya han firmado. Ayúdanos a llegar a 600 firmas